Menu

Cinco consejos para una mejor pasta casera

“La pasta sabe cuando tienes miedo o nervios.”

La pasta hecha en casa se traduce en muchas cosas: deliciosa, reconfortante y versátil. ¿Mencioné deliciosa? Esa parte realmente no puede ser subestimada.

Mientras que la pasta seca puede ser la funda infaltable en la despensa, junto a los fideos “rapidito” o sopas instantáneas que salvan de cualquier apuro, su homóloga casera requiere un poco de trabajo y la planificación con el fin de que sea un éxito. Aquí algunos consejos para hacer una pasta memorable.

 

La práctica hace al maestro

La primera vez que hice pasta, fue terrible. Había harina y agua por toda la mesa, el piso y mi ropa. La masa se rompió y fue un lío absoluto, pero el que sigue la consigue y solo se mejora lo que más haces. Si no sigues intentando, vas a odiar el proceso y te vas a perder lo buena que la pasta fresca puede llegar a ser.

 

Solo agrega agua

Si una receta de pasta fresca no funciona, el agua podría resolver el problema. Cuando encuentres una receta que te guste, hazla un poco más húmeda de lo que te parece que debería ser, anda sintiéndola y manejándola. Sabrás que la masa está demasiado seca y necesita más huevo si se ve escamosa cuando la estás mezclando, solo mantén la calma y agrega un poco más de huevo o agua. Al final, la masa debe quedar junta como una pelota suave.

 

Dale a la masa (y a ti mismo) un tiempo para relajarse

Después de amasarla, toma un descanso. Dejar reposar la masa durante un día es lo mejor, pero si estás de apuro, dale al menos una hora antes de utilizarla. Cuanto más fría, firme e hidratada esté la masa, más fácil será de preparar. Si tu masa de pasta se encoge después de estirarse, necesita descansar mucho más tiempo .

 

La confianza es clave

Las pasta sabe cuando estamos asustados o nerviosos. Tus manos calentarán la masa y entonces será más difícil trabajar con ella, si es necesario, refrigera la masa por un tiempo y vuelva a ella. La pasta fresca dura bien en el refrigerador hasta por tres días.

 

Nunca sobre cocines tu pasta, punto

Todos sabemos el punto al dente de la pasta seca, pues la fresca demanda igual atención durante su cocción. No cocines demasiado la pasta (No importa cuanto lo tenga repetir), tan pronto como la pasta flote, sacala y ponla en su salsa. Es importante terminar su cocción en la salsa ya que absorberá todo ese gran sabor.

Cuando estés usando pasta seca, siempre cocínala tres minutos menos de lo que dice el paquete para que puedas terminarla en la salsa y mantenerla al dente.

 

Así que bueno, ¡saca los huevos, la harina y métele mano!

pasta2